Casos prácticos

Home » Casos prácticos » Ahorros de una empresa cementera

Ahorros de una empresa cementera: 20 años de ahorros con los filtros de Harvard

Una empresa líder en la fabricación de cemento que utiliza más de 150 piezas de equipo y sirve a una extensa región geográfica eligió los sistemas de filtración Harvard ® para obtener ayuda en la reducción de costos.

De inmediato, era claro que el equipo era el mayor consumidor del tiempo y del dinero de la empresa. La empresa contaba con un personal de 20 mecánicos y contratistas externos para el mantenimiento de sus camiones y otros equipos pesados. Cuando los gerentes de la empresa vieron una demostración de los filtros de Harvard, la decisión fue clara: "Debemos utilizar productos de Harvard".

La empresa ha estado utilizando filtros de Harvard durante aproximadamente 20 años, los cuales se han instalado en más de 150 piezas de equipos, como los siguientes:

camiones de cemento camiones de cemento

  • Camiones de concreto
  • Camiones de volcado
  • Topadoras
  • Trituradores de rocas
  • Cargadores delanteros
  • Elevadoras
  • Camionetas

“No puedo imaginar ningún lugar con aceite donde no podamos aplicar un filtro de Harvard”, menciona Dave, gerente de mantenimiento de la empresa.

El impacto que genera utilizar filtros de Harvard ha excedido incluso sus más altas expectativas. A un nivel más básico, el equipo funciona cinco veces más entre los cambios de aceite. Estos intervalos tienen el respaldo y el apoyo de los análisis de aceite y recuento de partículas de laboratorios independientes, lo que demuestra que poseen los lubricantes más puros.

Durante más de 20 años de servicio, solo cuatro camiones de 50 requirieron servicios de bomba. Los camiones pasaron de 10 a 20 años de servicio sin puesta a punto y los camiones de hasta 15 años de antigüedad no necesitaron reparaciones en los sistemas hidráulicos. Los cargadores están llegando a más de 18 000 horas de servicio antes de necesitar una puesta a punto. Los cargadores y los camiones suelen funcionar 20 000 horas antes de una puesta a punto de la transmisión.

Los ahorros de costos de la empresa se dieron en distintos lugares. No tener que cambiar el aceite con tanta frecuencia ahorra costos de aceite, mano de obra y tiempo de inactividad. Con el tiempo entre cambios de aceite cinco veces más extenso que si no se usaran los filtros de Harvard, el costo del aceite nuevo solo es de un 20 % de lo que sería sin los filtros de Harvard. El fluido hidráulico nunca se cambia, solo se cambian los filtros. El equipo funciona como nuevo, incluso después de años de servicio y suele exceder la vida útil del fabricante.

Otro factor importante que cambió en la empresa es el modo de pensar. En lugar de contar con un personal que repara equipos, el personal se enfoca en el mantenimiento preventivo. El equipo tiene un tiempo de actividad de casi el 100 %, y las interrupciones son prácticamente inexistentes. El equipo dura más y funciona mejor. Además, todo el mantenimiento lo realizan los mecánicos del personal, lo que elimina la necesidad de tener que hacer contratos por mantenimiento.

Dave lo resume de mejor manera cuando dice: “Para poder ser competitivos en nuestro mercado, tenemos que mantener nuestros costos bajos. Eso significa que tenemos que mantener nuestro equipo y obtener su mayor vida útil. Gracias a los filtros de Harvard, nuestros costos son un tercio en comparación con cualquier otra flota”.

Si podemos hacerlo para Dave y su empresa, ¡imagine lo que los filtros de Harvard pueden hacer por USTED!